49. Para imprimir cuestionario

Por favor, matricúlate en curso antes de realizar este cuestionario.
  1. _uscarlo  a su aposento y le dijo con mucha tristeza:
  2. -¡Ay, señor, no se engañe, que el _igante  muerto
  3. -¿Qué dices,  l_co?
  4. -Así es,  S_ncho  -respondió don Quijote-,
  5. -Digo que, si vuestra merced se  le_anta,
  6. -Duerma lo que quiera, señor _riste  Figura,
  7. -Ya te he dicho mil  _eces,  amigo Sancho,
  8. aunque era el único que no  llora_a  de felicidad,
  9. comenzó a  _orar  de alegría con tanto sentimiento
  10. Cuando Dorotea reco_ró el sentido
  11. de lo que _eas   ni oigas entre estos muros.
  12. en la más fiera batalla que se haya _isto  nunca.
  13. en una dama que se llama  _orotea.
  14. es un cuero de  _ino  y su cabeza es falsa!
  15. La Micomicona se llamaba Dorotea
  16. lloró el_entero y lloró su mujer,
  17. Lloró Maritornes, lloraron el_arbero y el cura,
  18. Pero, con todo, ayúdame a _estirme,
  19. por lo que no de_es  creer nada
  20. porque le_e cortado la cabeza a ese gigante
  21. que este  casti_o  está encantado,
  22. que la tal _icomicona  no era una princesa,
  23. que no  de_amase  algunas lágrimas por ella.
  24. que no  hu_o  nadie en la venta
  25. que quiero _er  esa transformación que dices.
  26. sino por la amargura de  _aber  descubierto
  27. sino una  si_ple  dama que se llamaba Dorotea.
  28. verá a la tal Micomicona  con_ertida
  29. y  o_ó  que don Fernando quería casarse con ella,
  30. y hasta el mismísimo Sancho acabó _añado  en llanto,
  31. y no siguiera _aciéndose  ilusiones, fue a
  32. y olvídese de Pandafilando, porque ya todo  _a  terminado.
  33. Y para que don _uijote  no lo supiese
COMPROBAR SOLUCIONES
Antes de pulsar Completar el cuestionario, asegúrate de tener todas las preguntas completadas de forma correcta. Puedes comprobarlo pulsando en el botón COMPROBAR SOLUCIONES.
Si ves que algo no funciona, o tienes alguna duda sobre aplicaciones.info, puedes hacernos llegar tus dudas a través del formulario de contacto de la web.
Volver a: 49. Para imprimir