9º Mandamiento: no pensamientos impuros

Propósitos de vida cristiana

– Rechazar en seguida los malos pensamientos, poniendo medios naturales y sobrenaturales adecuados.

– Pensar qué se puede hacer en la propia familia y en el ambiente que nos rodea para crear un clima de pureza.

– Vivir el pudor y la modestia.

Lecciones

La concupiscencia

Al desobedecer a Dios, Adán y Eva no sólo pecaron sino que abrieron una fuente de pecado: la concupiscencia o inclinación al pecado que permanece incluso en el bautizado; el bautismo perdona el pecado original pero no elimina la concupiscencia.    San Juan habla de una triple concupiscencia: concupiscencia de la carne, concupiscencia de los ojos […]

El pudor y la modestia

Siempre se ha dicho que la pureza está defendida por el pudor, virtud que es parte potencial de la templanza. El pudor rechaza mostrar lo que debe permanecer velado, inspira la elección del modo de vestir, lleva a la modestia que regula los gestos y movimientos corporales, y mantiene silencio o reserva donde se adivina el riesgo de […]

Preguntas de los catequistas 53

1. ¿Qué ordena el noveno mandamiento?  El noveno mandamiento ordena que seamos limpios y castos en pensamientos y deseos. 2. ¿Cuándo son pecado los pensamientos y deseos impuros?  Los pensamientos y deseos impuros son pecado cuando la voluntad se complace en ellos, pero no son pecado si la voluntad no los consiente y procura rechazarlos.