Lectura de pequeños

Lecciones

01. El pajarito

EL PAJARITORITO     Un pajarito estaba encerrado en su jaula de oro.     Llegó el otoño y vio a los niños jugar a tirarse hojas.     Llegó el invierno y los niños jugaron con la nieve.     Llegó la primavera y los niños jugaron con las flores.     Llegó el verano y el pajarito se […]

02. Marcelino,pan y vino

MARCELINO, PAN Y VINO     No siempre era cruel Marcelino con los animales.     Más de una vez había ayudado al viejo «Mochito»  a cazar ratones.     «Mochito» era el gato del convento, ya casi medio ciego y a falta de una oreja que perdió cuando joven en terrible batalla con un perro.      -No, hombre, por ahí no- le […]

03. Barcos de papel

BARCOS DE PAPEL     Todos los días echo mis barquitos de papel, uno tras otro, corriendo abajo. Llevan pintado con grandes letras negras mi nombre y el nombre de mi pueblo.     Si en la playa desconocida adonde lleguen alguien los encuentra, sabrá quién soy yo…     Mis barquitos van cargados con flores del jardín […]

04. Una sorpresa para mamá

Esta mañana mi hermano y yo nos hemos divertido. Mamá había ido al mercado y tardaba.     Entonces Vicente y yo hemos empezado a arreglar  la casa.        Vicente ha traído un cubo  de agua para fregar; y yo he llevado las almohadas a las camas después de sacudirlas bien.      ¡Vaya sorpresa se ha llevado mamá a su regreso!

05. La fuente

    Canta que te canta, nos ha venido la sed.      Entonces nos hemos metido por el bosque, para hallar una fuente.     Menos mal que la señorita sabía dónde buscarla.  Nosotros solos no la hubiésemos hallado.     Es pequeñita, está muy escondida y mana de ella  un hilillo de agua tan fino que apenas se oye.     Y va deslizándose suavemente […]

06. Colatiesa y Castañuela

Aquí están los dos animalitos más traviesos de   todo el bosque. Con saltos y cabriolas pasan de una rama a otra  sin miedo a caer.    Ahora, en otoño, buscan comida para pasar muy    tranquilos el invierno.   -¡Colatiesa! -chilla Castañuela-, ¿cómo está tu  nido?   -¡Oh, muy bien! -contesta Colatiesa- tengo avellanas, nueces, bellotas… Cuando llegue el     invierno me parece que no […]

07. El circo

El chico consiguió salir de su asiento y deslizarse entre los hombres a la entrada del circo.     Echó a andar por el pasillo medio oscuro.       Se oían los aplausos y las voces de la gente y el restallar del látigo del domador de leones.     Todo eso le gustaba mucho, pero lo que […]

08. Confesión del medio tonto

Una vez se estaba confesando un muchacho, y cuando el confesor le preguntó si tenía algo que decirle sobre el séptimo mandamiento, contestó el chico:      -Pues, me acuso, padre, de que soy medio tonto.      -Bien, hombre, bien; pero eso no es pecado; eso  no es más que media desgracia. Te pregunto si has   cogido algo […]

09. El elefante

Dumbo era un elefantito muy gracioso y juguetón.   Su trompa era de un color gris-perla; la más bonita trompa que jamás se ha visto.     Pero ¡ay! Sus orejas eran tan grandes que le llegaban casi a las rodillas.     Por eso los otros elefantes del circo se burlaban.   Las burlas de sus compañeros le ponían triste.      […]

10. Lealtad a un hermano

Uno de dos hermanos que combatían en la misma compañía, en Francia, cayó abatido por una bala alemana. El que escapó pidió autorización a su oficial para recobrar a su hermano.     -Tal vez esté muerto -dijo el oficial-, y no tiene sentido que arriesgues tu vida para traer el cadáver.     Pero ante sus súplicas el […]

11. Mi mochila

Esta es mi mochila. ¿Os gusta?     A mí me encanta.     Me la compró mamá el año pasado.     Como veis, es de color gris verdoso.     Las correas para sujetarla a la espalda son de   color marrón.     Las hebillas brillan tanto que parecen de plata.     En la bolsa mayor mamá coloca la […]

12. La rana y la culebra

El hijo de la rana brincaba en el bosque cuando  vio algo nuevo en el camino. Era una persona larga  y esbelta, y su piel relucía con todos los colores  del arco iris.     -Hola -dijo Niño-rana-. ¿Qué haces tirado en el  sendero?     -Calentándome al sol -respondió esa otra persona, retorciéndose y desenroscándose-.  Me  llamo Niño-culebra. ¿Y tú?     -Soy […]

13. Los animales

Un ratón estaba descansando al pie de un árbol.     De pronto le cayó una fruta en la cabeza.     El ratón salió corriendo, encontró a su amigo el conejo y le dijo:     -Allí estaba yo, y me ha caído encima una rama que por poco me mata.      El conejo corrió asustado, encontró […]

14. El pequeño de la casa

Arturo era el más pequeño de tres hermanos y  estaba muy mimado por toda la familia. Casi nunca le regañaban, ¡era «el pequeño»!, y siempre le estaban haciendo regalos: juguetes, cuentos, lápices, golosinas,…      Sin embargo, todo cambió para Arturo cuando nació su hermanita Adela. Cuando nació Adela, muchos familiares y amigos fueron a conocer a […]

15. El pesebre

La abuela guarda en una cajita las figuras del   pesebre, amontonadas, calladitas. Allí están, durante todo el año, pastores y pastoras, ovejas, caballitos, casas envueltas en la paja pintada de verde… Allí descansan el Niño Jesús, san José, la Virgen, la mula y el buey.     En diciembre, la abuela pone en un rincón de la  casa un cajón […]

16. Sabiduría de Salomón

Dos mujeres comparecieron ante el rey Salomón con dos bebés, uno muerto y otro vivo. Ambas mujeres afirmaban que el niño vivo les pertenecía, y decían que el muerto pertenecía a la otra. Una de ellas declaró:     -Oh señor, ambas dormíamos con nuestros hijos en cama. Y esta mujer, en su sueño, se acostó […]

17. Rabito Blanco

Rabito Blanco era un conejito que movía sin cesar su rabito y hacía un ruido así:     ¡Sess-sess, sess-sess!      Cuando sus padres oían el ruido de Rabito Blanco, se ponían muy contentos. Su hijito andaba por allí.     Pero un día sus papás no oyeron el ruido de Rabito Blanco. El conejito se había […]

18. La estación del tren

Ana vivía muy cerca de la estación del tren. Por eso iba todos los domingos a ver pasar los trenes. Ana iba con su abuelo, ya que a los dos les gustaban mucho los trenes. Ana y su abuelo llegaban sobre las once de la mañana y se sentaban en un banco de la estación. […]

19. Dos gorriones

Una vez dos gorriones se pararon en las ramas de una zarza que crecía al lado de un campo de trigo   maduro.     El gorrión mayor era el padre y enseñaba a volar al gorrioncito más chico, que era su hijo.     De paso, le mostraba los lugares donde hallaría  mejores granos y semillas para comer.     […]

20. El miedo de Poldo

Había una vez una niña que tenía un perrito llamado Poldo. Poldo tenía mucho miedo a los niños. De todos los niños, menos de su dueña. Cerca vivía un niño que tenía mucho miedo de los perros. Un día, Poldo bajaba con su dueña por las escaleras de la casa, cuando se encontró con el […]

21. El gigante egoísta

Los niños, cuando salían de la escuela en primavera, acostumbraban a jugar en el jardín del   Gigante.     Un día, el Gigante, que era muy egoísta, tomó la decisión de prohibir a los niños jugar en su jardín.  Pero cuando volvió de nuevo la primavera, toda la comarca se pobló de pájaros y flores, excepto el jardín […]

22. La leyenda del té

El emperador chino Shen Mung esperaba aquel día una importante visita, y todos los sirvientes de palacio se hallaban muy atareados, preparando las habitaciones de los huéspedes.                 En un pequeño aposento que había en el jardín, el emperador parecía muy preocupado y daba órdenes y más órdenes. Quería que sus invitados recibiesen una buena impresión […]

23. Caperucita Roja

-¡Caperucita! -le dice mamá- tu abuela está enferma; esta cesta de comida le tendrías que llevar; cuidado, hija, el bosque es peligroso y te debes apresurar.     Como todavía es muy niña y le encantan las flores y los animalitos, un ramito preparó hasta que atardeció.     El lobo, que era muy pillo, se interesa por […]

24.El queso, la vieja y el viejo

Una vieja y un viejo tenían un queso. Vino un ratón y se comió el queso, que tenía la  vieja y el viejo. Vino un gato y se comió al ratón, que se comió el queso, que tenían la vieja y el viejo. Vino un perro y mató al gato, que se comió al ratón, que […]

25. Hánsel y Grétel

Hánsel y Grétel eran los hijos de unos leñadores tan pobres que sólo comían pan duro por lo que sus  padres querían abandonarlos en el bosque.     Aquella noche, Hánsel esperó a que todos se acostasen y, sin hacer ruido, se levantó; salió al  portal y se llenó los bolsillos de piedrecitas.     Por la mañana, se […]

26. El grillo y sus amigos

Un grillo vivía en un agujero a la puerta de la  cueva de un zorro. Toda la noche cantaba:     -¡Cri, cri, cri! ¡Cri, cri, cri!     El zorro no podía dormir.     -¿Te quieres callar, atontado? -le dijo el zorro.     Y el grillo seguía cantando.     Aburrido ya el zorro le declaró la guerra. […]

27. El gato con botas

Había una vez un molinero tan pobre que, al   morir, sólo dejó en herencia el molino a su hijo    mayor y un gato al menor.     El pobre chico estaba muy triste.     -Amo mío, no te pongas así, déjame tus botas y   haz lo que te diga, vámonos pues.     -¿De quién son estas tierras y rebaños? […]

28. El soldadito de plomo

Hace muchos años,  cuando tus abuelos eran pequeños, los niños jugaban con soldaditos de plomo.   Un día le regalaron una caja de ellos a un niño  muy travieso que, al abrirla, encontró uno con una  sola pierna.     No tardó ni un minuto en apartarle de sus  juguetes preferidos. Fue al zaguán, lo tiró a un    rincón y se fue a […]

29. El mago de Oz

En una granja de Kansas, mientras Dori se paseaba con su perrito Totó, un fuerte ciclón se los llevó  por los aires hasta el país de Oz.        La Bruja del Norte les dijo que sólo el Mago de  Oz sabía el modo de regresar a su país. Por el camino, encontraron un espantapájaros que les quiso […]

30. Los príncipes del año

Sucedió, hace ya muchos siglos, que un rey poderoso pensó en nombrar tres príncipes que viajasen continuamente por su reino. El rey los llamó: Verano, Otoño, Invierno.     Envió el rey a su pueblo al príncipe Verano, pero a los pocos días de su llegada, los manantiales se secaron y la sed y el calor amenazaron […]

31. Clara y el caimán

Clara entró en el cuarto de su abuela, que estaba todavía completamente dormida. –  Buenos días, abuela –saludó Clara en voz bastante alta. –  ¿Uuuuhhh? –gruñó la abuela- ¿Qué te ocurre? –  Nada, no me pasa nada. – ¿Nada? ¿Estás segura? Me alegro –dijo la abuela- Me habías asustado. – ¿Sabes, abuela? Hoy es mi cumpleaños –dijo Clara. – ¡Ah, es […]

32. La ratita presumida

Hace muchos años había una ratita tan hacendosa, que una mañana barría en el portal de su casa y se  encontró una moneda.     Con el dinero no sabía qué hacer, pero finalmente se compró un lazo para presumir.     Se encontró tan preciosa que quiso casarse pronto y enamorar a algún tonto que la quisiese […]

33. Alguien te ve

Un hombre decidió meterse en el campo del vecino para robarle trigo.     – Si cojo un poco de cada parcela –se dijo- nadie lo notará, pero para mí representará una buena parva de trigo.     Así que aguardó una noche oscura, cuando gruesas nubes tapaban la luna y salió a hurtadillas de su casa. […]

34. Visita de la primavera

Había una vez una ciudad en donde no conocían las flores. En los floreros ponían alcachofas, puerros y hojas de perejil.     Y nadie sabía distinguir una rosa de una berza.     Todo esto sucedía porque la Primavera nunca había pasado por allí.     Mientras tanto, doña Primavera se aburría en un  castillo sin saber qué […]

35. La semilla

La semilla     Érase una vez una semilla que cayó entre las rocas y no podía salir.     Se puso muy triste y dijo:     – Nunca llegaré a ser una planta, sin tierra, sin agua y sin sol.     Un pájaro oyó a la semilla y fue a ver a la madre tierra.     – La […]

36. El Lazarillo de Tormes

Acaeció que, llegando a un lugar que llaman Almorox, al tiempo que cogían las uvas, un vendimiador le dio un racimo dellas en limosna.     Acordó de hacer un banquete, así por no poderlo  llevar como por contentarme: que aquel día me había dado muchos rodillazos y golpes. Sentámonos en una  valladar y dijo:     -Agora quiero yo […]

37. Estrellas voladoras

– ¡Mamá, mamá, corre, ven a la ventana! –gritó María. – ¿Qué pasa? – Mira. ¡En el jardín hay estrellitas voladoras! – ¡Qué bonitas son! –contestó la mamá. Pero no son estrellas: son luciérnagas. Se suelen ver en las noches de verano. – ¿Son peligrosas las luciérnagas!. ¿Pican? –preguntó María. – No son nada peligrosas […]

38. La mesa de la abuela

Érase una vez una débil anciana cuyo esposo había fallecido dejándola sola, así que vivía con su hijo, su nuera y su nieta. Día tras día la vista de la anciana se enturbiaba y su oído empeoraba, y a veces, durante las comidas, las manos le temblaban  tanto que se le caían las judías de la […]

39. Mujercita

Érase una vez una mujercita que vivía en una  casita.      Una noche, cuando estaba en su camita, oyó un    ruido.     Salió de la camita y encendió su velita.      Miró bajo su camita. Miró bajo su mesita. Miró   bajo su sillita.     No había nada.     Así que apagó su velita y regresó a su camita. […]

40. Panecillos de pasas

Una vez, un padre le dijo a su hijo:     -Por favor, vete deprisa al correo y tráeme treinta sellos.     Y la madre añadió:     -Ve a la panadería y compra tres panecillos de   pasas.     El niño salió corriendo con el dinero.     Como el correo estaba cerca, se quedó un ratito  a jugar en […]