09. El elefante

Dumbo era un elefantito muy gracioso y juguetón.   Su trompa era de un color gris-perla; la más bonita trompa que jamás se ha visto.

    Pero ¡ay! Sus orejas eran tan grandes que le llegaban casi a las rodillas.

    Por eso los otros elefantes del circo se burlaban.   Las burlas de sus compañeros le ponían triste.     

    Entonces una ratita amiga le animaba:  

    -No llores; con esas orejas tú puedes volar…

    -¿Por qué no? -piaron las golondrinas. 

    Dumbo se subió al trapecio del circo, extendió   las orejas y se soltó.  

    ¡Qué maravilla! ¡Dumbo volaba!   

    ¡Cómo le envidiaban ahora sus grandes orejas los demás elefantes!           

          A. Garriga

Volver a: Lectura de pequeños