14. El pequeño de la casa

Arturo era el más pequeño de tres hermanos y  estaba muy mimado por toda la familia. Casi nunca le regañaban, ¡era «el pequeño»!, y siempre le estaban haciendo regalos: juguetes, cuentos, lápices, golosinas,… 

    Sin embargo, todo cambió para Arturo cuando nació su hermanita Adela. Cuando nació Adela, muchos familiares y amigos fueron a conocer a la niña.

    Todos estaban pendientes de ella y parecía que se   habían olvidado de Arturo.

    Lo que más le molestaba a Arturo era que ya no le traían regalos como antes. Todo se lo regalaban a la pequeña. La verdad es que a Arturo no le gustaba lo que le llevaban a su hermana: colonia, talco, ropita, sonajeros…, pero ¿por qué a él no le traían nada? 

    Una tarde entró en la habitación de Adela y se inclinó sobre la cuna. Le dijo a su hermana que él  era el pequeño y que ella le había quitado el puesto. Entonces, la pequeña le agarró un dedo con  su manita y Arturo lo entendió todo: ¡Era tan  pequeña que todos tenían que cuidarla!

    Desde ese día, él también cuidó a Adela.

    ¡Era la pequeña de la casa!

            Paloma García 

Volver a: Lectura de pequeños