31. Amistad

¿Te gustaría tener amigos? No hay chico que no los busque.  Y  si  los pierde, sufre mucho. Hasta a mí me gustaría; pero no los puedo tener. Muchos me tienen afición, nada más que afición. Amistad sólo puede  existir entre personas. Y tú ya sabes que no lo soy.

¿Quieres saber, antes de seguir, qué‚ es amistad?

Amistad es la mutua simpatía que sienten las  personas,  simpatía  que impulsa a tratarse con frecuencia, que tiende a preocuparse por  ellas  y sus problemas y que intenta mejorarlas.

Las palabras claves de la amistad son:

–          Simpatía.

–          Tratarse.

–          Preocuparse

–          Mejorar.

La simpatía debe ser hacia la persona, con sus cualidades y defectos. Por esto, puede no ser verdadera amistad la simpatía que sientes hacia las actividades que practica el otro: deportivas, por ejemplo. Te  puede caer bien uno porque tiene moto y te lleva a correr. Es un ejemplo.

Lo propio de los amigos es buscarse para hablar de sus cosas: de sus aficiones, sus ilusiones, sus preocupaciones, sus dificultades. Se  sienten vinculados el uno al otro y procuran estar juntos en los momentos  de tristeza y de alegría.

No existe verdadera amistad, mientras no se manifiesta la propia intimidad.

De esta entrega mutua de la intimidad, se deduce el compromiso de guardar secreto y nace la preocupación de ayudarse el uno al otro. De aquí, que toda amistad tienda a mejorar al amigo. No  es  amigo  el que induce a malos comportamientos. A lo sumo es un aliado. Procura  evitar estos aliados, cuanto antes.

No es señal de amistad el abandono de tus normas morales o de tus criterios propios, para aceptar los del amigo. Esto, más bien,  sería  signo de inmadurez.

Un grupo de chicos que se animan mutuamente a travesuras que no harían a solas, no son amigos; son una «pandilla» peligrosa. Los drogadictos  se inician en las «pandillas».

¿Quieres saber dónde puedes encontrar amigos?

Tú te relacionas con chicos de tu edad en diversos lugares. Tienes compañeros en el colegio, en el lugar de veraneo, en actividades deportivas; están los hijos de los amigos de tus padres, etc. De todos ellos,  naturalmente, tienen que salir los amigos.

Alguno te caerá simpático y te será fácil hablar con él. Poco a  poco, de compañeros pasaréis a ser amigos, aunque no os lo digáis.  La  amistad no es un compromiso que se declara. Se vive.

Avisos:

§         Un amigo no debe acaparar la amistad del otro. Quiero decir que no debes impedir que un amigo tuyo tenga, además, otros amigos.

§         Los amigos suelen ser pocos. De entre las personas con que  nos  relacionamos, no es frecuente encontrarse con muchos que sientan aquella  mutua simpatía que lleva a una verdadera amistad.

§         Los amigos se invitan a sus casas y se dan a conocer a las respectivas familias. Es bueno que tus padres conozcan tus amigos.

§         Cada chico tiene que pensar que, antes de los amigos, está  la  propia familia con la que se debe convivir; y hay también unos compañeros que no se deben discriminar por ser amigo de alguno de ellos.

La virtudes que sostienen y fomentan la amistad son:

–          Lealtad.

–          Generosidad.

–          Comprensión.

–          Confianza.

–          Respeto.

–          Pudor al manifestar las intimidades personales.

De todas ellas te hablaré‚ más adelante. Vale la pena que las  conozcas y las vivas. Tus amigos se lo merecen.

            Don Samuel Valero

Volver a: Lecturas para los mayores