38. El barbero y el cura encuentran a una mujer

    -¿Si será mala la locura de don Quijote -dijo el cura- que se le ha
contagiado a Sancho en un visto y no visto!.
    -Así es -respondió el barbero-, y lo peor es que…
    Iba a añadir algo cuando de pronto empezó a oírse una voz dulcísima
que cantaba con honda tristeza. Llenos de curiosidad, el cura y maese
Nicolás se asomaron por entre unos arbustos, y así descubrieron que el
que cantaba era un joven labrador. Se había metido en un arroyo para
refrescarse los pies, que eran de una finura deslumbrante: más blancos
que la nieve y tan delicados como si sólo hubieran caminado sobre
alfombras de flores. Pero lo que más asombró al cura y al barbero fue
que el muchacho, creyéndose a solas, se quitó de pronto el gorro que
llevaba y dejó caer sobre sus hombros una melena larga y tan rubia
que parecía de oro puro.
    -¡Pero si es una mujer! -susurró el cura.
    -¡Y las más hermosa del mundo! -exclamó el barbero.
    Como lo dijo más alto de lo que debía, la muchacha alcanzó a oírlo, y
se asustó tanto al notar que la espiaban que salió a toda prisa del arroyo
y echó a correr como alma que lleva el diablo.
    -Deteneos, señora -dijo el cura-, que no queremos haceros daño,
sino serviros como buenos cristianos.

Volver a: Ortografía con textos de don Quijote de la Mancha