Ángeles y demonios

Dios ha creado las cosas que vemos y otras que no vemos. Ejemplo, los ángeles existen pero no los vemos. Son seres más perfectos que nosotros porque son espíritus, con una gran inteligencia, memoria y voluntad. No tienen cuerpo.

   Los ángeles han sido creados por Dios para que le den gloria: para que le alaben, para que le obedezcan y estén con Él en el cielo.

   Algunos de estos espíritus se rebelaron contra dios y dirigidos por Lucifer dijeron «¡No te serviré!». Los otros ángeles que permanecieron amigos de Dios siguiendo a San Miguel decían: «¿Quién como Dios?». Se entabló una batalla en el cielo y vencieron San Miguel y los ángeles buenos. Los espíritus malos, junto con Lucifer, fueron condenados al infierno porque desobedecieron a Dios y pecaron contra Él

   Desde entonces los demonios odian a Dios y a todos los que aman a Dios. Intentan o procuran que los hombres cometan pecados. Esto es la tentación. Por ejemplo, procuran que un chico mienta, o robe algo, o desobedezca a sus padres u otras cosas. La tentación, en si misma, no es pecado; pero si hacemos caso a lo que nos dice el demonio, entonces si es pecado.

Volver a: Creación de los ángeles