Lección de Anuncio de la traición de Judas

Cuando dijo esto Jesús se turbó en su espíritu y declaró:

   – En verdad, en verdad os digo que uno de vosotros me entregará. Los discípulos se miraban unos a otros no sabiendo a quién se refería. Estaba recostado en el pecho de Jesús uno de los discípulos, el que Jesús amaba. Simón Pedro le hizo señas y le dijo:

   – Pregúntale de quién habla. El que estaba recostado sobre el pecho de Jesús, le dice:

   – Señor, ¿quién es?. Jesus le responde:

   – Es aquel a quien dé el bocado que voy a mojar. Mojando, pues, el bocado lo toma y se lo da a Judas, hijo de Simón Iscariote. Entonces, tras el bocado entró en él Satanás. Y Jesús le dijo:

   – Lo que vas a hacer, hazlo pronto. Pero ninguno de los que estaban a la mesa entendió con qué fin le dijo esto, pues algunos pensaban que, como Judas tenía la bolsa, Jesús le decía: Compra lo que necesitamos para la fiesta, o da algo a los pobres. Aquel, después de tomas el bocado, salió enseguida. Era de noche. (Juan 13, 21-30).


También la vida espiritual del cristiano es verdadera amistad con Cristo; por eso se asiente sobre la lealtad, la honradez y la fidelidad a la palabra dada.

(Pintura: El baile de Salomé. GOZZOLI, Benozzo. Galería Naciona de Arte. Washington).

Volver a: Institución de la Eucaristía