Lección de Aparición a María Magdalena

María estaba fuera llorando junto al sepulcro. Mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro, y vio a dos ángeles de blanco, sentados uno a la cabecera y otro a los pies, donde había sido puesto el cuerpo de Jesús. Ellos dijeron:

   – Mujer, ¿por qué lloras? Les respondió:

   – Se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto.

   Dicho esto, se volvió hacia atrás y vio a Jesús de pie, pero no sabía que era Jesús. Le dijo Jesús:

   – Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el hortelano, le dijo:

   – Señor, si te lo has llevado tú, dime dónde lo has puesto y yo lo recogeré. Jesús le dijo:

   ¡María! Ella, volviéndose, exclamó en hebreo:

   – ¡Rabbuni!, que quiere decir Maestro. Jesús le dijo:

   – Suéltame, que aún no he subido a mi Padre; pero vete a mis hermanos y diles: subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios. Fue María Magdalena y anunció a los discípulos:

   – ¡He visto al Señor!, y me ha dicho estas cosas. (Juan 20, 11-18).


El ejemplo de María Magdalena, que persevera en la fidelidad al Señor en momentos difíciles, nos enseña que quien busca con sinceridad y constancia a Jesucristo acaba encontrándolo. El gesto familiar de Jesús que llama «hermanos» a sus discípulos, a pesar de haberle abandonado, nos debe llenar de esperanza en medio de nuestras infidelidades.

(Pintura: Noli me tangere. HOLBEIN, Hans, el Joven. Colección Real. Hampton Court).

Volver a: La Resurrección