Lección de Audacia

Primera parte   

¡Qué miedo me da hablarte de audacia! Sólo faltaba esto, que yo, tu Ordenador, te alentase a ser más atrevido, más osado y temerario de lo que ya sois los jóvenes.

    Te hablé de ser prudente y ahora se me ocurre hablarte de ser audaz. Ni yo tengo esto claro. Los valores son complementarios unos de otros, pero nunca pueden ser contrarios, y la audacia y la prudencia lo parecen. Algo me debe fallar a mí, porque estoy convencido de que la audacia es también un valor de la persona, y, por tanto, no puede oponerse a la prudencia. Alguna relación deben tener.

 Segunda parte

   ¿Me ayudas a estudiar qué es esto de la audacia?

    Persona audaz es aquella que acomete acciones arriesgadas, convencido, después de una consideración serena de la realidad y de sus posibilidades, de que puede alcanzar un grande y auténtico bien.

    Conceptos a considerar:

Acciones arriesgadas

Consideración de la realidad

Sus posibilidades

Un gran bien

Suponiendo que es un gran bien conseguir un triunfo en una carrera de Fórmula 1, sus pilotos nos van a servir de ejemplo para entender qué es la audacia.

    Conducir un coche a esas velocidades es una acción arriesgada. ¡Muy arriesgada! Por el riesgo, que se supone en toda acción audaz, es por lo que la audacia y la prudencia parecen contrarias. Pero no lo son.

    Para ti sería imprudencia conducir uno de esos coches; para un piloto preparado no lo es. Ellos van al límite de las posibilidades del coche y de su capacidad personal, pero las conocen y están preparados para medirlas y controlarlas.

    Antes han considerado la realidad del circuito, del coche y de sus facultades personales. Ven que tienen posibilidades de triunfar, y se lanzan a la pista con audacia, a sabiendas de los riesgos.

    ¿Has entendido lo que es la audacia?

    Ya sé que te gustaría ser audaz en un Fórmula 1. Pero aquí no se trata de esto. ¡No sueñes, pisa tierra! Puedes ser audaz en muchas otras cosas, y debes serlo. Hay tanto bien por hacer… De momento, empéñate audazmente por formar tu personalidad.

Tercera parte 

   Pautas de comportamiento:

    * Si no pones a prueba tus facultades, nunca sabrás hasta dónde puedes llegar. Pero pide consejo a una persona idónea.

    * Agota tus posibilidades de hacer el bien.

    * Prepara tu cuerpo, mediante el deporte.

    * Intenta exigirte al máximo en el estudio.

    * Pon a prueba tu fuerza de voluntad.

    * Proponte ideales nobles. Los audaces los tienen y se arriesgan por ellos.

    * No te pongas límites marcados por la comodidad, por la pereza, por la timidez, por la falta de confianza en ti mismo.

    * Piensa que puedes más de lo que te imaginas.

    * Ten iniciativas propias y colabora en las de otros.

    * También es audaz el que fracasa y lo vuelve a intentar, después de rectificar los errores.

    La persona audaz, sin pretenderlo, se destaca del montón. No pretendas protagonismo, pero tampoco te resignes a ser rebaño.

Texto original de don Samuel Valero.

Volver a: Autoeducación (juego de palabras)