Lección de Bondad

Todo ente es bueno. Las cosas tienen valor y el hombre puede alegrarse de existir y de que existan los demás seres.

   Los pesimistas y desesperados, que se fijan en el dolor y el mal, pueden decir que el ente es malo y no debería existir. Dicho de otra manera, que la nada es preferible al ser, que vale más no ser que ser.

   Otros sostienen que aunque el ente es bueno, no todo ente es bueno, que unos son buenos y otros malos.

   San Agustín dice que «el mal es un defecto, una imperfección del ser. Todo ser, por el hecho de ser, es bueno. Cuando un ser no es todo lo perfecto que pudiera ser, cuando tiene algún defecto, entonces decimos que es malo. Pero en realidad es bueno, aunque no sea bueno del todo». Por tanto, la maldad es imperfección, carencia o defecto de ser.

   No hay mal metafísico pues sería la no existencia, el no ser, la nada. Pero la nada no existe, luego no hay mal metafísico.

   Hay males físicos, es decir, privaciones de bien, cuando una cosa no es o no funciona como es debido. Ejemplo: las enfermedades son privación de salud.

   También hay males morales, porque el hombre abusa de su libertad, como robar y matar. Para suprimir estos males habría que quitar la libertad al hombre, pero éste es su mayo bien.

Volver a: Los transcendentales