Lección de Carlos II

– EN EL INTERIOR. Este rey nació tan débil que se crió entre algodones. Creció entre mujeres y no recibió ninguna educación adecuada. Era tímido y solo se preocupaba de cuidar su salud.

   Con la primera esposa, María Luis de Orleans no tuvo ningún hijo después de diez años de matrimonio. Con la segunda, la alemana María de Mariana de Neoburgo tampoco consiguió heredero.

   Su madre doña Mariana de Austria fue al principio la regenta, pero carecía de las condiciones necesarias para gobernar.

El primer valido fue el confesor de la regenta, el jesuita alemán Nithard, que tenía buena voluntad y era trabajador, pero por ser alemán no gozaba de la simpatía general. Don Juan de Austria, hijo bastardo de Felipe IV le dijo que si «el lunes no salía el confesor por la puerta, él, el martes, acompañado de su gente, entraría y lo arrojaría por la ventana». Ante esto, Nithard se marchó.

   El segundo valido fue don Fernando de Valenzuela que tampoco hizo nada destacable.

   El tercero fue don Juan de Austria que en tres años que ejerció no pudo hacer nada positivo.

   Carlos II antes de morir decidió nombrar heredero a Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV rey de Francia.

   – EN EL EXTERIOR el gran enemigo fue Luis XIV, de Francia, que siguió los ataques iniciados por Richelieu y Mazzarino. Decía que en Europa no cabían las coronas de Francia y España, por lo que era necesario que España sucumbiera para que Francia triunfara. Tuvimos tres guerras y tuvimos que entregar a Francia extensísimos territorios.

Volver a: Europa en el siglo XVII