Lección de Comprender la eternidad

Los hombres no podemos comprender su naturaleza, porque es infinito y, por consiguiente, está por encima de toda inteligencia finita. Tan imposible es comprenderle, como encerrar en la cavidad de la mano la inmensidad del mar. Sin embargo, nosotros comprendemos la necesidad de su existencia.

   Que existe algo es evidente, y los mismos ateos no lo niegan: Nosotros existimos…

   Un ser no puede existir sin una razón suficiente de su existencia. Este principio es de una evidencia tal, que nadie lo discute.

(Pintura: Paisaje de invierno con una trampa de pájaro. BRUEGHEL, Pieter el Joven. Museo del Prado. Madrid)

Volver a: Existencia de un Ser necesario