Lección de Contenido del primer mandamiento

Dios es para el hombre el único Señor. Nos ha creado y nos cuida constantemente con su Providencia; la existencia y cuanto somos o poseemos, todo lo recibimos de Dios. En consecuencia, Dios puede exigir del hombre el reconocimiento y la adoración, porque el hombre tiene con Dios unos lazos y obligaciones irrenunciables que constituyen la virtud de la religión.

    ¿Cuáles son esas obligaciones para con Dios? Reconocer que es nuestro Señor; creer lo que nos ha revelado; esperar lo que nos promete; adorarle con culto interno y externo; servirle, cumpliendo en todo momento su voluntad; orar, elevando  la mente a Dios para alabarle, darle gracias y pedirle lo que necesitamos; amarle, en fin, sobre todas las cosas. El primer mandamiento manda, pues, creer, esperar y amar a Dios, practicando los actos propios de la virtud de la religión.

La virtud de la religión

   A la virtud de la religión pertenecen principalmente los actos internos del alma, que se dan de modo excelente cuando hacemos actos de fe, esperanza y caridad; cuando lo adoramos, oramos y le damos el culto debido; al darle gracias y pedirle perdón; cuando queremos lo que Dios quiere. Éste es sobre todo el culto que espera.

    Pero hemos de hacer también actos externos de adoración: asistir a Misa, arrodillarnos ante el Sagrario, inclinar la cabeza ante un crucifijo, asistir con piedad a las ceremonias litúrgicas… Los hombres tenemos alma y cuerpo, y Dios es creador de ambos. Por eso hemos de manifestarle nuestra sumisión y reverencia también en cosas externas, como acostumbramos a hacerlo con nuestros semejantes con un  beso, una inclinación o un saludo, un regalo material. Por tanto, es un derecho fundamental de la persona humana poder profesar libremente la religión en público y en privado.

Hay que cumplir siempre la voluntad de Dios

   Dios es el Señor y hay que cumplir con alegría su voluntad, dispuestos a realizar con amor lo que a Él le gusta, como hizo Jesucristo, nuestro Maestro: «Padre…, no se haga mi voluntad, sino la tuya» (Lucas 22,42). Por otro lado, es nuestro Padre que nos ama y nos quiere, como nadie de la tierra puede querer; de ahí que su voluntad sea lo mejor para nosotros, y el testimonio verdadero de que lo amamos sea el cumplirla fielmente, porque es lo que desea.

    Hay cosas que Dios manda y debemos hacerlas; otras, las prohíbe y hemos de evitarlas. En ocasiones, lo que Dios pide exige esfuerzo y sacrificio, pero hemos de hacerlo con igual o mayor empeño.

    Cumplir la voluntad de Dios supone también descubrir la vocación o llamada que nos hace, tratando de seguirla con fidelidad y constancia.

Volver a: 1º Mandamiento: amarás a Dios