Lección de Cumplo las normas en el colegio y en casa 2

Lo que regula y armoniza los derechos de las personas se llama virtud de la justicia. Si la vivierais bien, se evitarían enfados, conflictos, guerras. Esto lo saben todos y, sin embargo, seguís con vuestros pleitos y riñas. Por esto existe en cada nación un Ministerio llamado de Justicia para arreglar vuestros conflictos entre derechos y deberes.

    ¿Quieres aportar tu grano de arena para lograr unas relaciones armoniosas?. ¡Veamos, pues, algo muy elemental sobre esta virtud!

    La justicia facilita el esfuerzo constante para dar a los demás lo que estrictamente de les debe, de acuerdo con sus derechos, en cuanto personas, padres, hijos, ciudadanos, gobernantes, etc.

    Palabras a tener en cuenta:
    – Esfuerzo constante.
    – Lo que se les debe.
    – Estrictamente.
    – Sus derechos.

    No se trata de ser justos alguna que otra vez. Debemos mantener constantemente despierto el sentido de esta virtud, para ser justos siempre.

    Nadie debe una limosna o una propina. Esto es generosidad. En la justicia se debe a alguien algo, que es suyo, que le pertenece en virtud de un derecho.

    Estrictamente quiere decir, ni menos ni más, ni antes ni después. Lo exacto, lo justo. Si damos menos de lo debido, se faltaría a la justicia. Si más, sería otra virtud.

    Según las circunstancias, una persona puede tener derechos y deberes diferentes. Una misma persona puede considerarse, al mismo tiempo, o como simple persona, o como hijo, o como padre, o como ciudadano, etc. De cada una de esas circunstancias, emanan unos derechos y también unos deberes peculiares. Derechos que se deben respetar.

Volver a: Justicia