Lección de Dios sale al encuentro del hombre: la revelación

San Agustín es uno de los santos más notables que ha tenido la Iglesia y uno de los hombres más sabios del cristianismo. Después de una vida apartada de Dios se bautizó, llegando a ser obispo de Hipona, en el norte de África. escribió mucho y tiene un libro especialmente sugestivo: Las Confesiones, donde cuenta su conversión y proclama el anhelo o deseo de Dios inscrito en el corazón de la criatura:

    «Tú eres grande, Señor, y muy digno de alabanza: grande es tu poder, y tu sabiduría no tiene medida (…). Y el hombre, pequeña parte de tu creación, quiere alabarte. Tú mismo le incitas a ello, haciendo que encuentre sus delicias en tu alabanza, porque nos hiciste, Señor, para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti».

Volver a: Dios sale al encuentro del hombre