Lección de El acto voluntario

El acto voluntario es el que se realiza con conocimiento del fin, después de reflexionar. En este acto interviene la inteligencia que concibe el fin y delibera; y la voluntad que decide y ejecuta la acción.

   Las fases del acto voluntario son cuatro:

   a) Concepción del fin, es decir, entender y delimitar lo que se pretende.

   b) Deliberación, reflexionando lo que podemos y debemos hacer.

   c) Decisión, que pone  fin al proceso de deliberación y se elige como fin una de las posibilidades.

   d) Ejecución, que supone hacer realidad el fin decidido.

      La voluntad es la facultad de los seres racionales de pode gobernar sus actos. El acto de la voluntad se llama «volición» y corrientemente «querer».

   La voluntad puede dominar los reflejos, como contener el estornudo y no cerrar los párpados cuando el cuerpo se aproxima a los ojos. La voluntad puede dominar el instinto y comer más de lo que le gusta menos o no comer algo apetecible.

   Esta facultad influye en la memoria y hace el esfuerzo de recordar algo. La voluntad pone en marcha la inteligencia para estudiar y hacer los deberes.

Volver a: La voluntad y el hábito