Lección de El afecto 3

Las chicas les pueden decir a los chicos lo que les gusta y lo que no. Esto es una forma de enseñarle cómo ha de ser el trato mutuo. Muchos novios no alcanzan la intimidad durante el noviazgo porque están muy atareados en besarse y abrazarse (entre otras cosas), cuando tendrían que estar hablando de sus sentimientos y del proyecto del futuro matrimonio. ¿Qué se puede decir de las expresiones de cariño en público? Estas manifestaciones deberían ser pocas y siempre en los lugares oportunos. Porque las caricias insistentes y los besos prolongados reclaman intimidad y vida privada. Resulta realmente incómodo y desagradable ver que un hombre y una mujer son incapaces de apartar sus manos el uno de otro.

(1) T.G. Morrow. Noviazgo cristiano en un mundo super-sexualizado. Editorial Rialp. Madrid. 2008. Página 48.

Volver a: El afecto