Lección de El bing bang

Ah, ¿y cómo era entonces el universo? Los cálculos de la Física me dicen que tenía que ser en ese primer momento, muy pequeño. El universo era enormemente caliente y enormemente denso. Hubo una especie de gran explosión y como resultado el universo sigue expandiéndose.  Y uno se puede preguntar y lo pregunta mucha gente intuitivamente: ¿y antes qué hubo? Y la respuesta científica es que no hubo antes, porque si no hay materia tampoco hay tiempo. ¿Y dónde ocurrió la explosión? En ninguna parte y en todas partes, porque no había antes ni espacio, como no hubo tiempo. Entonces el único espacio que había era ese bloque de materia ultracaliente y ultracondensada. Esto es la teoría que se propuso primero por un sacerdote belga Georges Lemaitre, entre 1927 y 1930, utilizando las ecuaciones de Einstein. Sobre la base de la recesión llegó a la conclusión de que el universo tenía que haber comenzado con una explosión de un átomo primigenio, lo que más tarde se denominó bing bang.

   En 1948 ya se pudo tanto calcular como comprobar si esa explosión había ocurrido según la teoría. Y uno puede decir ¿cómo sé yo que hubo una hoguera si voy por el campo? Lo sabré muy bien si encuentro a lo mejor unas cenizas todavía calientes. Entonces, se hace la misma pregunta: ¿podemos encontrar cenizas de esa gran hoguera primitiva? ¿podemos encontrar algo de calor de esa hoguera primitiva? Y en 1948, se calculó cómo deberían encontrarse hoy esa prueba que dejó la radiación de aquella hoguera y qué cenizas deberían existir como resultado de esa enorme explosión inicial. Y se han encontrado las cenizas: helio, deuterio e hidrógeno, exactamente como se había calculado Y se ha encontrado la radiación que llena todo el universo, exactamente como se había calculado. De modo que ya no es una cuestión de una opinión o de una teoría que la gente piensa: Bueno, una teoría, otra vendrá que después y será distinta. No, no. Ya no hay vuelta de hoja.

Volver a: Cosmología