El gusto y el tacto

La lengua es el órgano del gusto.

   Las células sensitivas de las papilas gustativas perciben los sabores y transmiten esta información al cerebro a través del nervio gustativo.

   Las papilas gustativas detectan cuatro sabores: el dulce y salado en la punta de la lengua, el ácido en los laterales y el amargo al fondo.

   El sabor que percibimos en el cerebro es una mezcla de los anteriores.


Este sentido nos permite apreciar la forma, aspereza y temperatura de los cuerpos.

Distinguimos:

   – La epidermis es la parte más superficial de la piel.

   – La dermis es la parte más interna de la piel, donde se encuentran las terminaciones nerviosas o corpúsculos táctiles. Reciben las sensaciones y las transmiten al cerebro.


Higiene de los sentidos

Conviene cuidar estas indicaciones:

   – No tocarse los ojos con las manos sucias.

– Acudir al médico oculista cuando se note alguna dificultad de visión.

   – Mantener limpio el conducto auditivo externo. Si se forma un tapón de cerumen debe limpiarse con agua tibia o acudir al médico.

   – Evitar los ruidos intensos y prolongados que pueden provocar pérdida auditiva e incluso la sordera.

   – Mantener limpia la nariz y no introducir cuerpos extraños.

   – Evitar las comidas y bebidas muy frías o muy calientes.

   – Lavarse las manos y cucharse a menudo

Volver a: Los sentidos