Lección de El juicio final

Además del juicio particular que tiene lugar después de la muerte, la fe de la Iglesia nos dice que al final del mundo será juzgada la humanidad entera.

   En el Credo leemos que ha ce venir juzgar a los vivos y a los muertos

   Lo había dicho a los Apóstoles: «Cuando el Hijo del hombre venga en su majestad, y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su trono de gloria; y se reunirán en su presencia todas las gentes, y los separará unos de otros, igual que el pastor separa las ovejas de los cabritos, y colocará las ovejas a su derecha, los cabritos a su izquierda. Entonces dirá el Rey a los de la derecha: Venid, benditos de mi Padre, tomad posesión del reino preparado para vosotros desde la creación del mundo, porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber. Dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno porque  tuve hambre y no me disteis de comer y tuve sed y no me disteis de beber. Y estos irán al suplicio eterno (infierno); los justos, en cambio, a la vida eterna (cielo).» (Mt 25 31-35. 41-42. 46).

Volver a: 14. El Espíritu Santo