El oído

El oído tiene dos misiones: recoger los sonidos del exterior y mantener el equilibrio. Sus partes son:

   En el oído externo encontramos:

   –  El pabellón de la oreja.

   – El conducto auditivo externo que acumula cerumen y hay unos pelillos que impiden la entrada de insectos y polvo.

   – El tímpano, que es una membrana parecida a la de un tambor. Recoge la vibración provocada por las ondas sonoras.

   En el oído medio tenemos:

   – Cuatro huesecillos, llamados martilloyunquelenticular y estribo. Transmiten las vibraciones.

   En el oído interno observamos:

   – El caracol, con células que perciben el sonido.

   – El nervio auditivo que transmite la información al cerebro.

   – El laberinto, formado por canales semicirculares que controlan el equilibrio.

Volver a: Los sentidos