Lección de El pecado

Sabemos que Adán y Eva desobedecieron a Dios y cometieron el pecado original. Desde entonces los hombres se portan mal: roban, hacen guerras, cometen crímenes y producen  mucho sufrimiento en el mundo. Los hombres cometen pecados personales.

   ¿Por qué ocurren tantas cosas malas? Porque muchas veces obramos el mal y cometemos pecados. El pecado es la causa de esas desgracias.

   Dios nos creó libres y podemos cumplir sus mandamientos o no. Cuando no los cumplimos cometemos un pecado. Por ejemplo: faltar a Misa los domingos, sin motivo; decir mentiras;  coger cosas sin permiso; pelearse o insultar a los hermanos; desobedecer a los padres y profesores y otros.

   Ofendemos a Dios con esos pecados. Lo sabemos por los Mandamientos de la Ley de Dios y los de la Iglesia. Nos lo recuerdan los padres, profesores y sacerdotes. Pero también sabemos que una cosa es mala porque nos lo dice Dios en el corazón. Es la voz de la conciencia

   Los pecados que ofenden mucho a Dios se llaman pecados mortales y los que le ofenden poco son los veniales. Se puede pecar de pensamiento, deseo, palabra, obra y omisión (no hacer lo que se debía).

Volver a: 25. El pecado