Lección de El Príncipe Azul 2

3. Programar la vida social. Se puede preparar un plan de acción para buscar el Príncipe Azul. En primer lugar, fijar cuánto tiempo se va a dedicar, que podría ser dos noches a la semana. También se puede pensar a qué lugares se puede ir, teniendo en cuenta que los bares y discotecas no suelen ser los sitios más adecuados para encontrar un buen marido. Se puede ir a una boda o a una fiesta en donde poder encontrar personas de ideas afines.

   También se puede asistir a reuniones de movimientos pro-vida y a otras actividades como clases de baile, lecciones tenis o asociaciones diversas. En todas las circunstancias la chica ha de defender ser bien tratada. Si un chico no se comporta correctamente, hay que buscar el momento oportuno para hablar seriamente y dejar las cosas claras. No hace falta ser maleducada pero hay que exigir un trato respetuoso.

Volver a: El Príncipe Azul