Lección de El Príncipe Azul 3

 4. Buscar por Internet. Actualmente se pueden encontrar páginas web con posibilidades de conocer a uno o varios chicos con los que intercambiar correos electrónicos y chatear. Pero hay que extremar las precauciones a la hora de dar información personal y fotografías.

   Si un chico vive lejos e invita a ella a visitarle, en principio, ella no debe ir. Podría encontrarse sola en una ciudad desconocida y tener problemas. Se deben evitar los hoteles.

   Si él desea conocer a la chica y a ella le parece bien, podría venir a su ciudad y reunirse en un café o algo así. Es bueno conocer al chico personalmente y hablar de muchos temas antes de pasar a un noviazgo serio.

   5. Vivir la castidad cristiana, desde el principio de empezar la relación. La transigencia sólo es fuente de problemas. También conviene conocer si el chico es piadoso, aunque hay averiguarlo indirectamente. Se puede preguntar por las cosas esenciales para él, como el trabajo, los deportes, la fe, las excursiones o la música. Si contesta que sólo le interesa la lectura, se le podría hablar con naturalidad de las propias actividades religiosas y esperar a su reacción. Si no responde, puede no estar interesado. También puede ocurrir que se alargue el tiempo y él no muestre ningún interés de casarse. Será el momento de terminar una relación que no va a ninguna parte.

Volver a: El Príncipe Azul