Lección de El proyecto común

Es necesario que los esposos tengan un proyecto conyugal cuyo compromiso es para siempre. Es un proyecto de amor comprometido e ilusionado de vida compartida.

   Ambos cónyuges tendrán una serie de valores que aceptan y van a vivir juntos, tales como: la unión permanente, es decir, estar unidos para siempre, con fidelidad; ¿cómo ha de ser la convivencia habitual, tratándose como amigos, como comprensión y sinceridad; la aceptación y educación de los hijos, con generosidad y sacrificio; llevar el trabajo con responsabilidad y flexibilidad; la ayuda mutua, con actos de servicio y solidaridad; cómo debe ser la relación con los amigos y familiares; cómo priorizar los gastos de la familia, etc.

   Los esposos han de tener claros todos estos objetivos y hablar con profundidad para llegar a acuerdos concretos. Cuando en el futuro surjan diferencias entre los esposos, en vez de discutir y pelear, podrán recordar y aplicar los objetivos del proyecto común.

(Pintura: Tommaso y su esposa. MEMLING, Hans. Museo Metropolitano de Arte. Nueva York)

Volver a: El proyecto conyugal