Lección de El reinado de Felipe III

– EN LA POLÍTICA INTERIOR. La época imperial de España termina con Felipe II. Se produjo una decadencia rápida, pues las guerras habían despoblado los territorios y arruinado la economía.

   Felipe III era hijo de Felipe II y doña Ana de Austria. Era un rey débil y sin voluntad, que podía ser un buen ciudadano pero no un buen monarca. Dejó las riendas del gobierno en manos del valido duque de Lerma, que era un charlatán y carecía de talento, preocupándose de enriquecerse a costa del Estado. Cuando pensaba que lo iba a expulsar, le nombraron cardenal. El pueblo decía: «Se vistió de colorado para evitar ser ahorcado».

Lo más destacado fue la expulsión de los moriscos. Aunque se habían bautizado y eran cristianos, continuaban practicando los ritos musulmanes. Les perseguía la Inquisición y tenían que pagar impuestos especiales y agobiantes. Mantuvieron relaciones con los piratas berberiscos y turcos a los que daban informes para sus pillajes. Por todo ello se decidió expulsarlos. Desde el punto de vista económico esta medida fue perjudicial para los intereses nacionales.

   – EN POLÍTICA EXTERIOR se preocupó de conservar la paz, aunque hubo algunas guerras. 

   + En Flandes se sublevaron de nuevo pero se llegó a la Tregua de los Doce años.

   + En Inglaterra, después de morir Isabel, hubo relaciones amistosas.

   + Las relaciones con Francia también fueron positivas con matrimonios entre las dos casas reales.

   + En Italia, la ciudad de Venecia preparó la «conspiración de Venecia» pero fracasó.

Volver a: Europa en el siglo XVII