Lección de El ser en movimiento

Heráclito decía que no nos bañamos dos veces en el mismo río porque el agua es distinta. Para este filósofo griego no puede decirse que algo es, sino que es y no es. Es una cosa y está dejando de ser esa cosa para ser otra, pues está cambiando, transformándose.

   Para Parménides el ser es  y el no ser no es. Es imposible que haya transito del ser al no ser y por tanto no hay movimiento. El movimiento es aparente. En realidad el ser es incambiable.

   Ante estas dos posturas contrarias, Aristóteles encontró la solución correcta. Admite que hay ser y movimiento.

   Hay dos principios en el ser: la potencia y el acto. En todo ser hay algo potencial y algo actual. El ser actual: lo que es efectivamente, lo que ya es. El ser es potencial: lo que todavía no es, pero puede ser.

   No debemos negar ni el ser ni el movimiento. Lo que hay en realidad es ser en movimiento, permanencia y cambio.

Volver a: Ser en acto y en potencia