Lección de El Sermón de la Montaña

Duración: 10 minutos|Dificultad: Fácil

Las bienaventuranzas

    Jesús subió al monte seguido de una  gran multitud y les predicó el Sermón de la Montaña con las bienaventuranzas:

   – Bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos es el reino de los cielos.

   – Bienaventurados los que lloran porque ellos serán  consolados.

   – Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia porque ellos serán hartos.

    – Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia.

   – Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios.

   – Bienaventurados los pacíficos porque ellos serán llamados hijos de Dios.

   – Bienaventurados los que sufren persecución de la justicia porque de ellos será el Reino de los Cielos.

Amor a los enemigos

Jesús les dijo también:

   – Amad a vuestros enemigos, haced el bien a quien os odia y rezad por quien os calumnia.

    Y si alguien os da una bofetada en una mejilla ofrecedle la otra.

   Si os pide una túnica, dadle también la capa.

   Haced a los demás lo que quisierais que os hicieran a vosotros.

El Padrenuestro

   Los discípulos veían que Jesús rezaba con frecuencia. Un día le dijeron:

   – Señor, enséñanos a rezar. Y Jesús les dijo:

   – Rezaréis así: Padre nuestro que están en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo; danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden y no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Volver a: Vida de Jesús para los pequeños (juego de palabras)