Lección de El Sermón de la Montaña

Al ver Jesús a las multitudes, subió al monte; se sentó y se le acercaron sus discípulos; y abriendo la boca les enseñaba.

   Las numerosas y sublimes doctrinas que salieron en esta ocasión de labios del Salvador constituyen lo que se llama con razón el Sermón de la Montaña.

     Destacan las Bienaventuranzas, el Padrenuestro, la Providencia de Dios, no juzgar, eficacia de la oración y otras.

Les enseñaba: Se refiere tanto a los discípulos que rodeaban a Jesús como a las multitudes allí presentes, según aparece al final del Sermón de la Montaña.

    También se refiere a todos los cristianos de la actualidad.

Volver a: El paralítico de la piscina