Lección de Emprendo acciones valientes 2

  Tiene dos deberes por delante:

   El primer deber que te incumbe es formar principios rectos en tu alma. ¿Cuál es, por ejemplo, el principio recto en el estudio? «he de estudiar con diligencia constante, porque he de pulir las dotes, que me fueron dadas, según la voluntad de Dios.» ¿Cuál es el principio justo respecto a mis compañeros? «Lo que yo deseo que me hagan a mí, he de hacerlo yo también a los otros.» Y así sucesivamente. En todo has de tener principios justos.

   El segundo deber -ya más difícil- es seguir los principios justos, es decir, educarte para una vida de carácter.

   El carácter no se da gratis, sino que hemos de alcanzarlo por una lucha tenaz de años y decenas de años. El aire del ambiente, cualidades heredadas, buenas o malas, pueden ejercer influencia sobre tu carácter; pero, en resumidas cuentes, el carácter será obra personal tuya, el resultado de tu trabajo autoeducativo. El hombre recibe dos clases de educación: una se la dan los padres y la escuela; otra -y ésta es la más importante- el propio trabajo autoeducativo.

Volver a: ¿Qué es el carácter?