Lección de En la Sagrada Comunión se recibe a Jesucristo

Los primeros cristianos encontraban la razón de su heroísmo en la Eucaristía. La Confirmación les daba aliento y fortaleza para defender su fe hasta el martirio.

    Tarsicio fue un niño que llevaba la Eucaristía a los que estaban encarcelados por causa de su fe. Cuando iba de camino se encontró con los compañeros de juego, que eran paganos. Le invitaron a jugar, pero no podía entretenerse porque llevaba al Señor. Sabían que era cristiano y, dándose cuenta de que escondía algo, le atacaron y golpearon violentamente, mientras él defendía el tesoro que le habían encomendado.

    En ese momento pasó un soldado, que se llevó a Tarsicio para encarcelarlo. Aunque gravemente herido, dijo a los de la cárcel que les traía la Comunión. Así pudieron comulgar los que al día siguiente morirían mártires. Tarsicio también fue mártir de la Eucaristía.

    Con esta fecha, con este respeto y amor trataban la Eucaristía los primeros cristianos.

Volver a: En la Comunión se recibe a Jesús