Lección de Es necesario un primer ser eterno

Es evidente que existen cosas, plantas, animales y hombres.

   Si desde toda la eternidad no hubiera existido nada, nada existiría tampoco ahora.

   Los seres no podían darse a sí la existencia, puesto que no existían. Tampoco podían recibirla de la nada, porque la nada es nada y no produce nada.

   Era menester, pues, que existiera un primer ser eterno para dar existencia a los otros.

(Pintura: El agua. ARCIBOLDO, Giuseppe. Museo Kunsthistorisches. Viene).

Volver a: La necesidad de un ser eterno