Lección de Estudio todos los días 2

Persona laboriosa es la que cumple diligentemente las actividades necesarias para alcanzar su propia madurez natural y el bien de los demás, especialmente, en el trabajo profesional y en los demás deberes.

    Conceptos a considerar:

    – Cumple.
    – Diligentemente.
    – Actividades.
    – Propia madurez.
    – El bien de los demás.
    – Trabajo profesional.
    – Otros deberes.

    Para cumplir una tarea, es necesario saber la manera de realizarla; se necesita tener los conocimientos adecuados. La laboriosidad, por tanto, supone conocer previamente unas técnicas apropiadas, si se quiere hacer algo bien. Para cumplir, antes hay que saber.

    Estamos hablando de actividades humanas. Y el hombre debe poner amor e ilusión en lo que hace, para que su trabajo esté bien hecho. Si no se pone amor a lo que hace o por los que lo hace, el trabajo será actividad, pero no virtud de la laboriosidad. Diligencia en el trabajo quiere decir aplicarse a cumplir algo con alegría y amor.

    La persona humana se desarrolla poco a poco, en un proceso lento. Las actividades gobernadas por la laboriosidad van encaminadas a llevar a plenitud la madurez de la persona. A ser persona cabal. El hombre, al actuar, se va perfeccionando, va adquiriendo madurez, va llegando a la plenitud de su personalidad.

    Todo esto, en el trabajo profesional y en cualquier otro trabajo que vaya surgiendo a lo largo de cada día.

    La actividad humana se desarrolla en la sociedad. No se puede prescindir en la laboriosidad el servicio, la ayuda a los demás que debe tener todo trabajo.

    Resumiendo, la laboriosidad exige aprender, ilusionarse, servir y perfeccionarse. El descanso legítimo es también parte de la laboriosidad.

Volver a: Laboriosidad