Lección de Fijación, conservación y reconocimiento

La memoria es la capacidad de recordar. Va acompañada de la facultad de conocer. Es necesaria porque si olvidáramos lo que conocemos de un momento a otro, no serviría de nada el aprender.

   En la memoria distinguimos seis fases o aspectos: fijación, conservación, reconocimiento, evocación espontánea, evocación voluntaria y temporalización.

   La fijación es necesaria para que los hechos psíquicos se graben o fijen en la persona. La grabación o fijación no es igual en todos los hombres; depende de condiciones físicas, fisiológicas y psíquicas.

   Las condiciones físicas son la intensidad, la duración y la repetición. Se fija mejor un ruido fuerte que uno débil; lo que dura muchos tiempo que lo breve; y se graba y fija mejor si los hechos se repiten. Si un estudiante, después de comprender la lección, la repite varias veces se graba mejor que si solo hace una lectura.

   Las condiciones fisiológicas se refieren a los enlaces neuronales, a la edad y al estado de salud.

   Las condiciones psíquicas son muy importantes en el aprendizaje. Se graba mejor la explicación del profesor cuando se presta atención y se tiene interés en la lección. Se fija mejor el estudio cuando se hace con concentración y se evitan las distracciones.

   La conservación de la memoria depende de la excitación de las células cerebrales o neuronas.

   Reconocer es volver a conocer, es decir, darnos cuenta que lo que oímos o vemos ahora ya lo hemos oído o visto anteriormente. Reconocer es más fácil que conocer porque las cosas reconocidas nos resultan familiares.

Volver a: La memoria