Formas de relieve

Las principales formas son: las montañas, las mesetas, las llanuras y las depresiones.
   – Montaña es una gran elevación del terreno. La parte más alta de la montaña se llama cumbre o cima y el declive se llama ladera.
   Cuando las montañas están alineadas forman una cordillera. Ejemplo: la cordillera de Los Andes.
   Hay montañas jóvenes y viejas. Las montañas jóvenes suelen ser muy elevadas y se distinguen por sus formas agudas, de grandes picachos y laderas pendientes. Ejemplo: Los Pirineos.
   Las montañas viejas suelen ser poco elevadas y se distinguen por sus formas desgastadas por la erosión. Ejemplo: el macizo galaico, en Galicia, España.
   – Mesetas son extensiones llanas de tierras altas. La Meseta Central española tiene unos 600 metros de altura. Hay mesetas tan altas como las mayores montañas. Ejemplo: el Tibet, llamado el «Techo del Mundo» tiene una altura superior a los 5.000 metros.
   Por lo general, las mesetas son montañas viejas desgastadas.
   – Llanuras son regiones planas pero su altura no sobrepasa los 200 metros sobre el nivel del mar. Hay llanuras que ocupan varios millones de kilómetros cuadrados. Ejemplo: la llanura del centro de Europa y el Norte de Asia.
   Generalmente las llanuras son fondos desecados de antiguos mares.
   – Depresiones son terrenos que están debajo del nivel del mar, como consecuencia del hundimiento del terreno. Ejemplos: el «Valle de la Muerte» en California y el «Mar Muerto» en Palestina.
   – Los valles son zonas deprimidas.

Volver a: La Litosfera