Lección de Hago lo que me cuesta con alegría 2

¿Quieres saber algo más sobre la fortaleza?

    Fortaleza es «resistir», no ceder ante las influencias nocivas, soportar las molestias, entregarse con valentía a «vencer» las dificultades y «acometer» empresas grandes.

    Fortaleza, en resumen, es tener fuerza de voluntad para hacer, en cada momento, lo que se debe.

    Recuerda estas tres palabras:

    Resistir.
    Vencer.
    Acometer.

    Estamos influenciados por las propias tendencias (pereza, vanidad, envidia, ira, lujuria, gula, caprichos) y por influencias externas (modas, consumismo, ideologías). Contra todo esto tenemos que resistir. Hay que negarse a ser plastilina, manipulada por manos ajenas o por los propios instintos.

    Debemos vencer enérgicamente las tendencias o impulsos malos. Por lo menos, luchar por vencer sin desalentarse ante las derrotas. La fortaleza es, con frecuencia, volver a empezar.

    La empresa más grande que podemos acometer en la edad juvenil es hacer bien las cosas pequeñas de cada día. Este es el paso necesario hacia cosas mayores, si es que llega el momento de emprenderlas. La perfección de la propia persona ya es meta suficiente por la que vale la pena luchar.

Volver a: Fortaleza