Lección de Ideas para una pareja en crisis

En ocasiones aparece la crisis en la pareja. ¿Qué hacer entonces?

   En primer lugar hay que desechar la lista de agravios padecidos por el otro cónyuge. Es fundamental no sacar a la luz las cosas negativas del pasado  que no se han superado, tales como desaires, daños, faltas, olvidos e interpretaciones deformadas. Hace falta perdonar y olvidar.

   En segundo lugar evitar las discusiones innecesarias. Ante los fallos más comunes, uno de los cónyuges puede dar una respuesta desproporcionada, inadecuada o sin base real. En ocasiones pueden terminar en auténticas batallas campales, insultos y desprecios.  El objetivo es evitar discusiones y que el más fuerte de la pareja debe callar, desaparecer y no combatir.

   En tercer lugar no mantener los pensamientos críticos hacia el otro cónyuge por reproches, recuerdos dolorosos o hechos ofensivos. Lo mejor es hablar con la otra persona, pidiendo disculpas, si uno piensa que ha tenido parte de la culpa. La actitud inteligente es salir al encuentro del otro, abrirle los brazos y gastar una broma o algo divertido, que rompa el hielo del momento.

(Pintura: El beso robado. FRAGOLANG. Museo El Hermitage. San Petersburgo)

Volver a: Resolver la crisis