Lección de Imágenes y sentimientos

La imagen es lo que queda después de la excitación de los sentidos.

   El animal tiene imágenes y las puede asociar. Por ejemplo: el perro asocia el palo en alto, con el golpe y el dolor. Así cuando observa que alguien le levanta un palo, sale corriendo para evitar el golpe y el dolor.

   Los animales también tienen memoria, con tres cualidades: fijación, conservación y evocación espontánea. Pero no se da en los animales la evocación libre ni la temporalización. No pueden evocar sus recuerdos no revivir su pasado. Tampoco son capaces de situarlos en el tiempo, ni determinar si fueron anteriores o posteriores unos de otros.

   El animal experimenta sentimientos, como estados de placer o dolor. Son sentimientos vitales: están decaídos o llenos de vida, saltan o retozan. Estos sentimientos son inferiores, materiales y corporales.

   Pero el hombre, además de éstos,  tiene sentimientos intelectuales, estéticos, morales y espirituales. El hombre puede gozar de la belleza de un paisaje, alegrarse al descubrir una verdad, al socorrer al necesitado o al recibir un  sacramento. Estos sentimientos no los tiene el animal.

Volver a: Los animales y el hombre