Lección de Jesucristo es el Salvador

Después del pecado de nuestros primeros padres, Adán y Eva, el hombre necesitaba ser redimido. Dios, en su infinito amor hacia los hombres, nos envió a su Hijo para que nos salvara de nuestros pecados. Jesucristo es el Hijo de Dios hecho hombre, que nos ha salvado. Él y sólo Él es el Salvador, el Redentor del hombre.

Jesucristo ofrece un sacrificio de valor infinito

    En la Sagrada Escritura hay una escena conmovedora: Dios pide a Abrahán que sacrifique o mate a su único hijo. Abrahán obedece heroicamente y toma a Isaac con un haz de leña, subiendo a un monte para sacrificarlo. Pero, una vez probada la fe de Abrahán, Dios no consintió en que fuera sacrificado. (cfr. Génesis 22,1-13).

    El sacrificio de Isaac es figura de la Pasión de Cristo, con la diferencia de que Dios no perdonó a su propio Hijo y lo entregó a la muerte por nosotros. Jesús aceptó la voluntad del Padre por caridad y obediencia. Y como era el Hijo de Dios, cualquier cosa que hiciera podía salvarnos, porque todo lo que hacía era de valor infinito. Si quiso sufrir tanto fue para demostrarnos cuánto nos amaba y hacernos comprender la gravedad del pecado.

Jesucristo, sacerdote, se ofrece a sí mismo

    En el Antiguo Testamento, los sacerdotes eran los encargados de ofrecer los sacrificios a Dios; esos sacrificios se ofrecían por todo el pueblo: unas veces, frutos de la tierra (trigo, vino, etc.), y otras, animales.

    Jesucristo, sacerdote eterno, no ofreció cosas de la tierra o animales, sino a sí mismo. Éste es el sacrificio más grande de todos los que se han ofrecido y se pueden ofrecer sobre la tierra, porque es el sacrificio del Hijo de Dios hecho hombre. Jesucristo es, a la vez, el Sacerdote que se ofreció a sí mismo en la cruz y la Víctima de ese sacrificio.

Volver a: La pasión y muerte de Jesús