Lección de Jesús ante Herodes

Herodes estaba aquellos días en Jerusalén. Al ver a Jesús se alegró mucho, pues deseaba verlo hacía mucho tiempo, porque había oído muchas cosas acerca de él y esperaba verle hacer algún milagro.

   Le preguntó con mucha locuacidad, pero él no le respondió nada. También estaban allí los príncipes de los sacerdotes y los escribas acusándole con vehemencia. Herodes, junto con los soldados, se burló de él poniéndole un vestido blanco, y le envió a Pilato.

   Herodes y Pilato se hicieron amigos aquel día, pues antes eran enemigos entre sí. (Lucas 23, 7-12).


La postura del Salvador es de sencillez y grandeza y, por otra parte, de severidad. Su silencio elocuente es el castigo ejemplar para este tipo de conductas. Herodes reacciona poniendo Al Señor un vestido blanco en señal de burla.

(Pintura: Las burlas de Cristo. GRÜNEWALD, Mattias. Pinacoteca Alte. Munich).

Volver a: El proceso civil