Lección de Jesús bendice a los niños

Le llevaban también niños, para que los tocara. Al verlo los discípulos les reñían.

   Pero Jesús llamó a los niños y dijo:

   – Dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis, porque de los que son como ellos es el Reino de Dios. En verdad os digo que quien no reciba el Reino de Dios como un niño no entrará en él. (Lucas 18, 35-43).

Recibir el Reino de Dios como niños, hacerse niños ante Dios es «renunciar  la soberbia, a la autosuficiencia; reconocer que nosotros solos nada podemos, porque necesitamos de la gracia, del poder de nuestro Padre Dios para aprender a caminar y para perseverar en el camino. Ser pequeños exige abandonarse como se abandonan los niños, creer como creen los niños, creer cono creen los niños, pedir como piden los niños» (Es Cristo que pasa, n. 143).

(Pintura: Cristo bendiciendo a los niños. MAES, Nicolaes. Galería Nacional. Londres).

Volver a: Jesús y los niños