Lección de Jesús y la samaritana

Jesús abandonó Judea y se marchó de nuevo a Galilea. Tenía que pasar por Samaría. Llegó, pues, a una ciudad de Samaria, llamada Sicar, junto al campo que dio Jacob a su hijo José. Estaba allí el pozo de Jacob. Jesús fatigado del camino, se había sentado junto al pozo. Era alrededor de la hora sexta.

   Vino una mujer de Samaría a sacar agua. Jesús le dijo: Dame de beber. Sus discípulos se habían marchado a la ciudad a comprar alimentos. Entonces la dijo la mujer samaritana: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy una mujer samaritana? Pues no se tratan los judíos con los samaritanos. Jesús le respondió: Si conocieras el don de Dios y quién es el que t dice dame de beber, tú me habrías pedido y él te habría dado agua viva.  Le mujer le dijo: Señor, no tienes ni con qué sacar agua y el pozo es hondo, ¿de dónde sacas, pues, el agua viva? ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebió él, sus hijos y sus ganados? Respondió Jesús: Todo el que bebe de esta agua tendrá sed de nuevo, pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed nunca más, sino que el agua que yo le daré se hará en él fuente de agua que salta hasta la vida eterna. La mujer le dijo: Señor, dame de esa agua, para que no tenga sed ni tenga que venir hasta aquí a sacarla.  Le contestó: Anda, llama a tu marido y vuelve aquí. Le respondió la mujer: No tengo marido. Le contestó Jesús: Bien has dicho no tengo marido, pues cinco has tenido y el que tienes ahora no es tu marido; en esto has dicho la verdad.

La mujer dejó su cántaro, fue a la ciudad y dijo a la gente: Venid, ved a un hombre que me ha dicho cuanto hice. ¿No será éste el Cristo? Salieron de la ciudad y venían a él. ( Juan 4, 3-30)—    Son muchas las ansiedades que bullen en nuestro interior, intensos los deseos de felicidad y paz; quien recibe al Señor y se une a Él como los sarmientos a la vid, so solo sacia su sed, sino que además se transforma en fuente de agua viva.

(Pintura: Cristo y la samaritana. FLANDES, Juan de. Museo de Louvre. París)

Volver a: Jesús en Judea