Lección de Juicio particular y juicio final

Además del juicio particular, que acontece inmediatamente después de la muerte, la fe de la Iglesia dice que al final del mundo será juzgada la humanidad entera. Este segundo juicio será de todos y en presencia de todos los hombres, al final de los tiempos, y por eso se llama juicio final o juicio universal.

Sentido del juicio final

    El juicio final no cambiará en nada la sentencia establecida en el juicio particular, pero servirá para que resplandezca la sabiduría y la justicia divina, para premio de los buenos y castigo de los malos, también en cuanto al cuerpo. Ante Cristo, que es la Verdad, será puesta al desnudo definitivamente la verdad de la relación de cada hombre con Dios. El juicio final revelará hasta sus últimas consecuencias lo que cada uno haya hecho -bueno o malo- o haya dejado de hacer durante su vida terrena.

La segunda venida de Jesucristo

    El juicio final sucederá cuando vuelva Cristo glorioso. El Señor Jesucristo, como profetizó a los Apóstoles, vendrá con gran poder y majestad, rodeado de todos sus ángeles, como Juez supremo. Sólo Dios Padre conoce el día y la hora en que tendrá lugar; Sólo Él decidirá su advenimiento. Entonces, Dios Padre pronunciará, por medio de su Hijo Jesucristo, su palabra definitiva sobre toda la historia. Nosotros conoceremos entonces el sentido último de toda la obra de la Creación y de la Redención. Comprenderemos los caminos admirables por los que la Providencia de Dios habrá conducido todas las cosas a su fin último.

    El juicio final revelará que la justicia de Dios triunfa de todas las injusticias cometidas por sus criaturas y que su amor es más fuerte que la muerte.

Volver a: Jesucristo volverá para juzgar