Lección de Justificación

Duración: 10 minutos

   En la educación podemos distinguir dos factores fundamentales:

– La instrucción o transmisión de conocimientos: lengua, matemáticas, geografía, historia, etc.

– La formación o desarrollo de virtudes, valores, actitudes, hábitos y normas orientados a una educación integral.   

   Además de enseñar hay que educar virtudes y valores, es decir, guiar en la construcción de una personalidad humana y fuerte. Pero es imposible educar sin principios educativos y sin valores. Los valores sirven para guiar las conductas de las personas y son el fundamento por el cual hacemos o dejamos de hacer una cosa en un determinado momento.  

   La escuela debe interesarse y ocuparse de la educación moral que forma parte de la educación integral de la persona, ayudando a los alumnos a construir sus propios criterios, permitiéndoles tomar decisiones, para que sepan enfocar su vida. La ausencia de estos criterios deja a la persona a merced de manipulaciones y pautas ajenas.   

   Las virtudes y valores conducen a mejorar el rendimiento escolar, a disminuir la conflictividad, a socializar el individuo y a asimilar las virtudes, valores, actitudes, hábitos y normas. Los valores son contenidos que pueden ser aprendidos y pueden ser enseñados.   

 Las virtudes son hábitos positivos integrados en la conducta del alumno. Pueden ser humanas (agrupadas en: prudencia, justicia, fortaleza y templanza) y cristianas (fe, esperanza y caridad).     

   El valor es un objetivo que nos proponemos en la educación y que parte de la idea que se tenga del hombre y que le ayuda a ser más persona. Es la convicción de que algo es bueno o malo para llegar a ser más humanos.  

   La actitud es una disposición que se puede despertar en el alumno para adquirir y asimilar y valor y adquirir una virtud.    

   El hábito se forma cuando la actitud llega a ser fácil de ejecutar.    

   La norma es la explicitación a nivel colectivo de un valor.

Volver a: Plan de formación