Lección de La clonación humana

La clonación es la producción de un ser idéntico a otro, a partir del material genético de una célula del mismo ser que se va a copiar: El nuevo individuo sería una copia genética exacta del progenitor único. Para conseguirlo se introduce en un óvulo desnucleado el núcleo reprogramado de una célula somática, a fin de obtener una célula capaz de desarrollo embrionario portadora de un patrimonio genético idéntico al del donante del núcleo.

   En 1997 fue famoso el nacimiento de la oveja Dolly por medio de los científicos escoceses J. Vilmut y K.H.S. Campbell, que publicaron la noticia en la revista Nature el 27 de febrero de 1997. Dolly era un clon derivado del núcleo de una célula mamaria de una oveja adulta.

   Con relación al hombre, este tipo de experiencias fue objeto de un pacto científico de no realizarse. La Declaración de la UNESCO sobre Genoma y Derechos Humanos de q997 se recomendó a los gobiernos su prohibición. Las leyes de muchos países prohíben su práctica.

Sin embargo, algunos justifican la cloración terapéutica que consiste en producir embriones clónicos para utilizarlos como cantera de la que extraer células, a partir de las cuales obtener tejidos u órganos para transplantar a otros seres humanos; una vez utilizados, esos embriones serán destruidos.

La clonación humana es éticamente inaceptable: el ser humano ha de ser respetado, como persona, desde el primer instante de su existencia. Los embriones humanos son personas y no se les puede manipular produciendo su muerte.

   En la actualidad se está trabajando con material biológico obtenido del adulto a partir de células madre adultas, con resultados esperanzadores y éticamente correctos.

 (Pintura: Chica haciendo pompas de jabón. MIGNARD, Pierre. Castillo de Versalles. París).

Volver a: Nacer y morir