Lección de La creencia de todos los pueblos

El origen de que todos los pueblos sean creyentes está en Dios mismo, que se dio a conocer a nuestros primeros padres y en el espectáculo del universo, que demuestra la existencia de Dios, como el reloj demuestra la existencia de un relojero.

   Todos los pueblos cultos o bárbaros, en todas las regiones y en todos los tiempos, han admitido la existencia de un ser supremo. Por otra parte, es imposible que todos se hayan equivocado acerca de una verdad tan importante y tan contraria a las pasiones.

(Pintura: Jardín de Edén. BASANO, Jacopo. Galería Doria-Pamphili. Roma)

Volver a: Consentimiento de los pueblos