La existencia de las cosas

El señor Lamartine le dijo al picapedrero:

   – Usted dice que la estrella, la hormiga y el grano de arena los ha hecho Dios.

   – Si, señor; esas cosas no se pueden hacer por sí solas, porque antes de hacer una cosa, es necesario existir; ¿está de acuerdo?  Y antes de existir, esas cosas no existían; luego no han podido hacerse a sí mismas. La conclusión es clara, no tiene vuelta de hoja. Así me he explicado yo la existencia de todo lo que nos rodea. Quizás usted conozca razones más científicas que explique todo esto.

   El señor Lamartine respondió:

   – No; yo pienso lo mismo que usted. Se puede decir con más palabras, pero no con mayor sentido.

(Pintura: Las tres edades del hombre. TIZIANO, Vecellio. Galería Nacional de Scoland. Edimburgo)

Volver a: Los seres del universo