Lección de La ley positiva

Las leyes positivas son las que dictan los gobernantes para sostener y garantizar la vida social. Se derivan de la ley natural y han de fundarse o estar de acuerdo con ella.

   – El legislador ha de tener potestad legítima sobre las personas y sobre la materia en que legisla. Ejemplo: un jefe de Estado puede hacer leyes dentro de su Estado, pero no en otro. Tampoco el legislador puede legislar sobre cuestiones privadas e íntimas de los individuos.

   – La ley se ha de poder cumplir físicamente. Por ejemplo: no puede haber una ley que nos obligue a andar por la calle cabeza abajo.

   – La ley la han de poder cumplir la generalidad  de los hombres, no solo unos pocos. Puede haber una ley de enseñanza primaria para todos los niños, pero no puede obligar a todo hombre a ser sabio e inventor.

   – La ley ha de ser honesta y de acuerdo con la ley moral natural. Ejemplo:  la ley no puede ordenar el robo.

   – Ha de tener carácter general y no orientada a unos pocos individuos. Por ejemplo: el gobernante no puede promulgar una ley para favorecer a un familiar suyo, perjudicando a otras personas.

   – La ley positiva ha de ser de utilidad o provecho público, fomentando el bien común.

   – Ha de ser adecuada y conveniente para las personas de un tiempo y lugar. No puede haber leyes que favorezcan a los niños y perjudiquen a los mayores. Las leyes han de tener en cuenta el lugar y el clima  de los gobernados. No es igual legislar para los países tropicales que para los de los Polos.

   – La ley ha de ser clara y publicada para que todos la conozcan.

   La ley moral tendrá un premio o una sanción después de la muerte en la que cada uno recibirá lo que merece.

   Las sanciones de las leyes positivas se sancionan con multas y la cárcel, mientras que por el cumplimiento ejemplar del deber, se conceden condecoraciones y premios.

Volver a: Las leyes